Nuestros símbolos:

El árbol blanco y su significado.

***

 En numerosas culturas nos encontramos con la idea de un árbol gigante como
representación del Cosmos y del Universo. Esto se produce a través de una contemplación a priori del árbol y sus ciclos. El árbol  es por tanto  símbolo del cosmos vivo que constantemente se regenera( nacimiento, muerte y renacimiento).

El árbol entonces representa un poder, y ese poder se debe al árbol  como representación del Cosmos mismo. Es objeto de poder por lo que representa y escenifica, no por ser árbol en sí mismo. Es un símbolo cargado de fuerzas sagradas: su verticalidad, su crecimiento, la pérdida de sus hojas y su regeneración (muere y resucita) y la aparente muerte en el otoño e invierno, cuando la vida y su potencia están bajo tierra, lejos de las heladas y bajas temperaturas. Con él, aprenderemos a:

  • Deshacernos de lo que nos duele y no nos deja avanzar, del mismo modo que deja caer sus hojas en otoño.
  • Su capacidad para reservar y retrotraer energía en las épocas frías y explosionar lleno de vida y magia en primavera. Símil de muerte y de renacimiento, pues en la misma muerte se encuentra la semilla de un nuevo principio. La muerte es un cambio, no el fin.
  • En nuestro caso en particular, la elección del color blanco no es casual, pues en numerosas culturas occidentales y orientales, el blanco se asocia a la estación del Otoño, al Oeste, y por tanto a la muerte.
  • Aprenderemos que, las tormentas hacen que los árboles tengan las raíces más profundas. De manera que, cuando creamos que estamos pasando por una tempestad, es el momento de empoderarnos desde nuestro interior, enraizándonos fuertemente a la tierra y encontrar allí la fuerza necesaria para superar el vendaval, mientras que intentamos, en la media de lo posible, no ejercer mucha resistencia a ese azote, a ese cambio o etapa, siendo lo más flexible que podamos. En esta misma  línea, cuando un árbol no encuentra agua en las primeras capas de tierra, con persistencia clava más profundamente sus raíces en la tierra para tratar de encontrarla. Aprendemos por lo tanto, que los momentos difíciles y de necesidad, en realidad nos están haciendo más fuertes, preparándonos para el futuro, pero sobre todo, convirtiéndonos en seres mejores.
  • Debemos de tener en cuenta, que la grandeza de las copas de los árboles, es muy semejante a la grandeza de sus raíces. Esto nos enseña que en la vida hay que tener altura pero también profundidad.  Y junto con este símil de la copa y las raíces nos encontramos con el principio hermético de “Así arriba como abajo”.

Trabajar entonces con el aspecto oscuro de los Dioses  es más liviano bajo su compañía. Ven y acompáñanos a danzar bajo sus ramas iluminados por la luz de la estrella.

Un comentario en “Nuestros símbolos:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s