Serpiente del Pasado

Todos sabemos lo difícil que es lidiar con el pasado en múltiples ocasiones. Como una sombra está siempre presente y nunca deja de estar presente, otra cosa es que no seamos consciente de ello. El pasado no tiene por qué ser malo, ni tenemos que tratarlo como algo a extirpar (aunque a veces es necesario). Muchos hablan de aceptación, de integración, de manera que así, no se produzca esa lucha continua que parece interminable. Lo mismo pasa cuando hablamos de las sombras y nos encontramos con planteamientos que parten de la idea de aceptar la sombra e integrarla en vez de atar a la bestia y constreñirla.

En cierto modo con el pasado sucede algo parecido, pero otra alternativa igual de buena (aunque depende de para quien) es dejarlo ir, expulsar aquello que no nos hace bien, recuerdos que nos empobrecen, que bajan nuestra frecuencia vibratoria y que como no tengamos cuidado, acabamos en un ciclo de tristeza y depresión bastante serio.

Ya digo que hay múltiples formas de trabajar y tratar estas cuestiones, de modo que supongo que cada uno presentará la suyas desde su experiencia. Yo, aquí, voy a presentar una forma que me va bien, que va trabajando poco a poco a niveles que nuestra mente consciente no entiende, y que como una cebolla, va calando poco a poco a través de sucesivas capas. Estos trabajos son los que suelo llamar “cebolla”, porque al igual que con el trabajo de la sombra, hay que hacerlos una y otra. No son trabajos de hacerlos un día y olvidarnos de todo. La energía que ponemos en movimiento con este trabajo tiene que seguir siendo movida y canalizada.

Por otra parte tengo que decir que aunque llevase unos días pensándolo, el trabajo de la página de “Keeping her Keys” me inspiró aún más. Así son las causalidades. Sabía que quería hacerlo con Hécate, y una oración publicada desde esta página unió dos elementos que están últimamente muy presentes en mi vida, Hécate y las Serpientes. No nos vamos a poner ahora a explicar la medicina de la serpiente, pero creo que con esto sirve: a buen entendedor, pocas palabras. 

A la oración principal le he dado una vuelta y lo he convertido en un hechizo con más elementos. De manera que para esta ocasión necesitarás:

  • Un espacio dedicado a la Diosa.
  • Ofrendas.
  • Una serpiente dibujada, hecha con papel, cartón, papel pinocho, de la manera que más te guste, pero ten en cuenta que tienes que quemarla. A ser posible que el papel sera negro o rojo.
  • Un recipiente o caldero donde quememos la serpiente
  • Un bolí o lápiz.
  • Una vela roja.

Con todo el espacio previamente preparado, llama a Hécate de la forma que más te guste o a la que estés acostumbrado. En la oración llamaremos posteriormente a la Diosa en su forma de Drakaina o “Gran Serpiente”, pero puedes llamar a la Diosa bajo este aspecto en la oración principal también. Después de haberla llamado y encender su vela en el altar, toma la vela roja adicional y conságrala con la intención de convertirla en los Fuegos Sagrados de la Diosa, que todo lo devoran, pero teniendo en mente que esos fuegos son destructores del mal, de todo lo que eches allí dentro, purificadores y sanadores. Para esto puedes crear una oración adicional de forma especial.

Una vez hayas encendido la vela, ahora es momento de tomar tu serpiente y escribir en ella aquello de lo que te quieres deshacer del pasado. Una situación, un recuerdo, un patrón de comportamiento. Sea lo que sea se entiende que en principio, tiene que pertenecer al pasado. Este trabajo realmente está pensado para liberarnos de algo del pasado que nos hace daño, que no nos deja avanzar y que por lo tanto, no nos permite vivir plenamente en presente.

Como hemos mencionado, la serpiente puede estar dibujada en forma de silueta en un papel y escribir dentro de ella aquello que queremos dejar atrás, o por otra parte podemos escribir lo mismo en un papel, y luego arrugarlo en forma de churro de manera que originemos una serpiente (podemos hacerla ojitos y todo)

Es el momento de ser consciente que ese papel-serpiente contiene lo que queremos dejar atrás, y se lo vamos a entregar a la Diosa para que se consuma en sus fuegos. Di en voz alta o para tus adentros la siguiente oración:

Hay quienes lamentan su necedad. Este ya no es necio. Más necio es aquel que sin conocerse así mismo, dice ser inteligente.. (3).png

Una vez que hayas dicho esto, es hora de quemar la serpiente y dejar que se consuma en las llamas dentro del caldero (a poder ser). Siempre llevando este acto con cuidado, sobre todo si la serpiente que hemos hecho es muy grande y las llamas son altas.

Ahora se consciente del acto de poder que acabas de realizar. Medita en ello y posteriormente entrega las ofrendas que tenías preparadas para la Diosa. Debes de apagar la vela roja, no debe de consumirse del todo, porque como hemos mencionado, este hechizo lo llevaremos a cabo todas las lunas nuevas, incluso las lunas menguantes, y si caen en escorpio, mucho mejor. No es un trabajo de un día para otro, pero si es muy potente.

Mientras tanto puedes hacer un trabajo paralelo que se base en meditar y conectar con la medicina de la serpiente, algo que te ayudará a sanar y renovarte desde dentro.

Espero que os haya gustado y que os sirva.

Lord. Tiné Estrella de la Tarde.

Inicio del nuevo ciclo: Hécate

Amigos y seguidores de los pasos del Templo,

Como ya sabéis, desde hace un año establecimos una nueva forma de trabajo basada en la conexión con un Dios o una Diosa que se presentaba como Patrón o Patrona del Templo durante un ciclo (un año).

Durante todo este año, desde el 13 de junio de 2017, hemos sido guiados y acompañados por la Abuela Araña, de la cual hemos aprendido mucho. Pero ha llegado este ciclo a su final, y nos abrimos a uno nuevo, cargado de sorpresas novedades y sobre todo mucha fuerza.

Hécate viene como Patrona del Templo del Árbol Blanco, no para quedarse un ciclo, sino para quedarse tres, ni más ni menos. Se inicia un ciclo de tres años donde seremos guiados y acompañados por la Señora de las Encrucijadas, la Temible, la Portadora de las Antorchas, la Señora de la Magia.

Así pues, y sin más dilación.

¡Que la Señora nos guíe a lo largo del camino y en nuestras Encrucijadas!

 

Lord Tiné Estrella de la Tarde.

Time Walkers

La rueda gira y gira y nosotros con ella…

La llegada de la Abuela Araña al Templo fue extraña, muy extraña. Nadie se esperaba su presencia, pero si se presentó en aquel oráculo sería por algo.

A lo largo de todo este tiempo tengo una sensación rara que no sabría describir. La siento y no la siento a la vez (a la Abuela Araña). Su presencia es tan sutil, que a veces pasa desapercibida. Como las arañas de nuestra casa, que seguro que tenemos alguna, por muy pequeña que sea, pero no la vemos nunca. Esa sería una comparación muy buena respecto a lo que quiero explicar.

El tiempo está pasando rápido y lento a la vez. Rápido porque ya estamos en marzo, Ostara llega poco a poco. Lento porque siento como sus energías calan lentamente todo. No es una energía (desde mi experiencia) dinámica y vivificante. Sino que parece que trae consigo los eones y eones de existencia. Una vida humana, para ella es menos que un suspiro. El tiempo y mi concepción de él está cambiando sutilmente con la Abuela Araña. Esto ya comenzó en mis estudios de Tercer Grado, pero se ha incrementado con la Abuela Araña. Parece que hay una intemporalidad permanente. Parece que el tiempo no existe y que uno está suspenso en el todo-nada. Por eso hablaba de esa sensación paradójica, porque el tiempo sigue pasando, pero tengo la sensación interna de que nada ha pasado y nada se ha movido, porque el tiempo es ilusorio. Eso en cierto modo provoca una sensación muy extraña, dado que pierdes el marco de referencia temporal (y como se anuncia en el Tercer Grado, debemos de tener cuidado con esto). Porque aunque sepamos que es ilusorio, como humanos, nuestra mente consciente necesita moverse entre los márgenes espacio-tiempo, sino podemos volvernos  locos al perder este anclaje por completo. Es una sensación de libertad y de inmensidad de la que en cierto modo hay que cuidarse y saber qué haces y por donde te mueves.

La red de la Abuela Araña es el universo mismo, pudiéndote mover adelante, atrás, izquierda y derecha a lo largo y ancho de la basta existencia. Nos convertimos en “Time walkers” jugando y moviéndonos por las múltiples realidades espacio temporales, y esto tiene sus riesgos.

En fin, este primer ciclo con la Abuela Araña, que acabará en junio, está siendo muy enriquecedor a la vez que extraño. Aún nos quedan unos meses para seguir trabajando, conectando y aprovechando su estancia en el templo.

Lord Tiné Estrella de la Tarde.

Los tiempos de la Abuela Araña.

El trabajo con la Abuela Araña se está convirtiendo en un sendero de paciencia, de silencio y de observar. Quizás “lo malo” de esto, es que a veces se acentúa la sensación de impaciencia. Uno pierde justo la noción del tiempo, pues en su red, el tiempo y el espacio son ilusorios. Es justo desde su red desde donde podemos hacer la magia que afecta a todos los planos, tanto superiores como inferiores.

En este sentido la red de la Abuela Araña, nuestra red, es un espacio ritual ajeno de todo espacio y tiempo. Un lugar que no pertenece a ningún espacio en concreto donde el tiempo no corre ni hacia delante, ni hacia atrás. La red es el perfecto lugar desde el cual hacer magia y cambiar nuestro destino tomando un papel activo en el mismo. Porque de este modo nos convertimos justo en la araña, en los dueños de nuestra red, y aprendemos el arte de tejer la magia y de cambiar nuestra vida y los acontecimientos en la medida de lo posible.

Ella nos está enseñando a tomar un papel activo en nuestra vida, recordándonos que en nuestro poder está el divino acto de crear nuestra realidad. Además de compaginar esto con la paciencia y la técnica del tejido. Nos recuerda que todos estamos conectados, que nadie está por encima de nadie. En su red, nada es prescindible. Ninguna vida tiene más valor que otra porque todo está conectado en una horizontalidad a la que no estamos acostumbrados dado que lo que nos es más familiar es las jerarquías, el tener a superiores que nos manden a los que tener un amplio respeto, o personas o seres por debajo, a los cuales no valoramos. Ella nos enseña que tu vida no tiene más valor que la de una araña, un árbol o una mosca. Todos formamos parte de un mismo sistema y no ser conscientes de esto nos lleva a romper el equilibrio del sistema y de nuestro ambiente y nuestro medio. Algo que ya está sucediendo en nuestros tiempos, donde como especie hemos roto ese equilibrio. Quizás por eso la Abuela Araña debe de estar más presente que nunca entre nosotros, recordándonos nuestro poder, nuestro lugar en el mundo y lo que podemos hacer por él.

Rvd. Tiné Estrella de la Tarde.

La Abuela Araña.

La Abuela Araña es una Diosa que aparece en varios mitos del pueblo nativoamericano de los Hopi. Sus diferentes manifestaciones y apariciones a lo largo de otros pueblos y otras mitologías nativomaericanas demuestran de una manera u otra la importancia de su figura para estos pueblos, destacando especialmente el papel de la araña cómo ser vivo, que al margen de lo que nos pueda parecer (es pequeño y no tiene la fuerza ni la presencia de animales cómo el Oso, el Lobo, el Águila y otros animales de poder ampliamente conocidos), adquiere una dimensión, un poder y un estatus realmente relevante conectado directamente con el pasado y origen mítico de los Hopi, entre otros pueblos.

  Para este pueblo, los Hopi, esta Diosa adquiere tantas facetas y expresiones que en ocasiones se hace inabarcable, adquiriendo incluso una dimensión o papel “cósmico”. De hecho muchos antropólogos destacan a esta Diosa cómo figura central de la cosmogonía y los relatos mitológicos de los Hopi.

  Si bien no es generadora de la humanidad cómo tal sí tiene un papel especialmente importante, pues guía a la humanidad a través de cuatro mundos. Se presenta entonces principalmente cómo la que guía, la que aconseja y la que a lo largo del duro sendero de la vida, aparece para ayudarnos a encontrar el camino correcto. Del mismo modo en algunos mitos aparece cómo la que insufla vida a los cuerpos humanos inertes tras cubrirlos con su capa mágica y especial, que tiene curiosamente los colores rojo, negro, amarillo y blanco, los colores que tradicionalmente encontramos en la mayoría de las ruedas medicinales nativoamericanas. Pero esto no debe confundirnos, debemos de entender que existen múltiples mitos en torno a la figura de esta Diosa que se complementan, se apoya el uno en el otro, no se configuran cómo contrarios o contradictorios. De hecho la clave para poder leerlos correctamente es ser capaces de seguir el hilo conductor sacando la esencia de cada uno, sin caer en el error de pensar que se contradicen unos con otros. Los mitos no necesitan formar parte de un corpus homogéneo con sentido, su función es expresar la realidad y determinados fenómenos, pensamientos y hechos a través de otras categorías, de un pensamiento que en muchas ocasiones se abstrae y eso no debe configurarse cómo un problema para nosotros.

  Ella es entonces una suerte de Madre creadora de la misma Tierra, adquiere el papel de Madre de la Naturaleza, es aquella que robó un pedacito del sol con astucia (y en algunos mitos es quien mueve el astro solar por el firmamento) , es la Sabia Anciana a la que todo el mundo acude, con un fuerte carácter maternal. Reconforta a quienes se encuentran con Ella, sobre todo si están perdidos en su camino, pero también adquiere una dimensión más directamente relacionada con la violencia y la agresividad (esto nos recuerda que realmente es una araña) de manera que también tiene una dimensión vengativa y furiosa, aunque no sale con frecuencia en los mitos en torno a su figura. Es más, parece que siempre se recalca su papel de ser compasivo y nutridor, que aporta fuerza, alimento, descanso y valor para todo aquel que se haya en el sendero de la vida. Es una Diosa muy ligada también a lo que podríamos entender cómo “la esperanza de la humanidad” pues gracias a Ella, los humanos obtuvieron todas las oportunidades necesarias para alcanzar el Cuarto Mundo.

 En su papel de tejedora nos recuerda que ella teje todo lo que existe y es, y todo lo que vemos, fue tejido por Ella, por eso adquiere una dimensión cósmica cómo Diosa de la creación, pero a su vez de la Destrucción, una dualidad que aparece en muchas religiones del mundo, donde Dioses y Diosas que son dadoras de vida, también son dadoras de muerte. Del mismo modo que la Abuela Araña genera y levanta estructuras, y además te ayuda a tí a hacerlo, tiene el poder de destruirlas y de ayudarte a ti a destruirlas. Cómo tejedora del tapiz de la vida, en sus manos está el poder de dar puntadas y seguir tejiendo ese hermoso tapiz, o al revés, tiene el grandísimo poder de quitar puntadas y destejer todo lo que se tejió. Por eso se hace énfasis en su papel creador destructor, cómo Diosa que nos puede ayudar a levantar estructuras o a destruirlas, deshaciendo lo andado para volver  a andarlo. Con ella nos enfrentamos al reto y a la tarea de crear nuestra propia realidad, que en cierto modo es parte de la enseñanza de la medicina de la araña de forma universal. Así, una forma de conocer y comprender mucho mejor la figura de la Abuela Araña es entendiendo e integrando la medicina de la Araña y trabajando con ella cómo animal de poder y guía a través de este mundo.

  Del mismo modo podemos entrever que su relación con las artes manuales y la artesanía es de una gran importancia. Ella fue quien le entregó a los humanos el secreto de la alfarería después de que hubiesen alcanzado el Cuarto Mundo. Es una Diosa que tiene mucha relación con la creación por medio del tejido y del barro, por eso podemos encontrar que en uno de sus muchos mitos se menciona que por medio de su saliva y un poco de arcilla dió forma a los primeros hombres, que posteriormente cubrirá con su manto para insuflarles vida. No nos extraña entonces que parte de su magia resida en la magia de nudos, del tejido y del trabajo con la arcilla.  De hecho, si analizamos su papel cómo tejedora, nos recuerda que todos formamos parte de una Gran Red, de un sistema del que no podemos escapar y del que nadie está por encima de nadie. Nuestra vida no tiene más valor ni menos valor que la vida de un lobo, de un ciervo, de un arrendajo azul o de una araña. Todos formamos parte de un mismo sistema, y entender, comprender e integrar esto nos ayudará a vivir en sintonía con la creación. Además, en este sentido, se habla de la necesidad de encontrar nuestro lugar en la Red, integrarlo y trabajarlo. Por eso se menciona en los mitos la importancia de encontrar el sentido y el por qué de nuestra vida. ¿A qué hemos venido aquí? ¿De dónde venimos? ¿Quiénes éramos antes? ¿Quién era yo antes? Son preguntas que la Abuela Araña te invita a hacerte a tí mismo. De hecho una de las cosas que les recuerda a los primeros humanos que llegaron al Cuarto Mundo en la necesidad de recordar quienes eran, que no lo olvidasen nunca, que no olvidasen que antes de humanos fueron animales, y que debían de recordar su pasado para no distanciarse excesivamente de él. Y que por medio de canciones, danzas, el tejido (confección de telares que cuentan una historia) y la alfarería, debían de recordarlo. De hecho les entrega estos dones para nunca olvidar quienes son y de donde vienen. Por eso en este sentido, el trabajo con los Ancestros y los Antepasados es una cuestión de relevancia con la Abuela Araña, porque visitando su Red, podemos viajar o hacia el centro de la Red encontrándonos con Ella, con nuestro pasado, con nuestros Ancestros y con nuestro propósito también tenemos la capacidad de ir a los extremos de esa misma red y seguir creando nuestro sendero y nuestro camino.

 En conclusión, vemos que es una Diosa que abarca muchos ámbitos de poder que podemos analizar a través de mitos e historias cada cual más interesante. Es una Diosa Madre (Creadora), que genera vida, es una Diosa de la Fertilidad, de la Magia, es una Diosa de la Sabiduría, de las Artes Manuales y es una Diosa destructora.

 Rvd. Tiné Estrella de la Tarde.

Revista Digital “Pisada de Bruja”

Inicio del ciclo con la Abuela Araña.

Queridos amigos y seguidores de los pasos del Templo del Árbol Blanco,

Hoy anunciamos algo en lo que llevamos trabajando ya unos meses, pero queríamos compartirlo con todos vosotros. Cómo bien sabéis, la Patrona de este Templo es la Diosa Anciana (Sí, porque para nosotros no es solo un arquetipo) y el trabajo de este Templo está dedicado a lo que llamamos Dioses y Diosas oscuros.

Después de una visión y de varios mensajes, la forma de trabajar del Templo ha cambiado. De manera que durante un año y un día, trabajaremos y conectaremos con Diosas y Dioses oscuros y “ancianos” que durante ese periodo de tiempo se convertirán temporalmente en Patrones y Presidentes de esta casa, de este Templo. Pues como nos dijo la Diosa en la visión: Para lograr conocerme verdaderamente tienes que pasar antes por cada uno de mis nombres y formas.

Tras haber decidido cambiar la forma de trabajo por consejo de nuestra Diosa Patrona, decidimos pedir un oráculo a nuestra querida Lady Ayra Alseret, para saber así, con qué Diosa o Dios debíamos empezar estos ciclos de trabajo. Así pues, Lady Ayra nos entregó un oráculo después de haber canalizado a la Diosa, y se presentó la Gran Abuela Araña. Ella, nos acompañará durante un año y un día en nuestro crecimiento y camino.

A nivel de trabajo interno tenemos preparadas una serie de actividades para conocer, trabajar y sintonizarnos con la Abuela Araña, su poder y su sabiduría. Pero también queríamos compartir con vosotros, sino todas, alguna de estas actividades, y en parte por eso también queríamos hace este anuncio. Periódicamente, depende de cómo lo vayamos organizando, haremos eventos públicos desde la página del Templo invitándoos a todos a estas actividades. Del mismo modo, subiremos material, curiosidades, información y actividades sobre la Abuela Araña.

Como ves, nuestros pasos y nuestro camino estará guiado y amparado por la Abuela Araña durante un año y un día, y era nuestro deseo compartir con todos vosotros esta noticia.

Que la Abuela Araña te guíe a través de tu camino.

spider-29

 

Rvdo. Tiné Estrella de la Tarde.