La Piedra del Rayo: Historia y usos mágicos.

Dientes de hada, flechas de trueno, piedra de la tormenta, son solo algunos de los múltiples nombres que hacen referencia a la misma piedra. Una poderosa piedra que ha suscitado tanto  temor como ambición por poseerla desde los albores de la humanidad, se trata de la piedra del rayo.

Cuenta la leyenda que las piedras rayos provienen del cielo, siendo el propio trueno las que las deposita en la superficie de la tierra cuando colisiona con la superficie terrestre. Tan solo es una de las muchas leyendas y mitos que rodean a esta famosa piedra, venerada en múltiples culturas a lo largo del tiempo.

Las piedras rayo se caracterizan por poseer una forma puntiaguda y alargada, muchas se originan en la propia naturaleza pero otras fueron fabricadas por la mano del hombre, como piedras y hachas de sílex del paleolítico. Principalmente es el sílex el mineral que las compone, pero también se han encontrado piedras del rayo elaboradas con basalto, sílice, piedras volcánicas e incluso ambar (ver figura nº1).

Imagen 1 art8

(Fig número 1: ejemplo de piedra rayo)

    Para culturas prehistóricas suponía una auténtica hierofanía, una manifestación en sí misma de los poderes sobrenaturales, el hecho de encontrar y poseer una de estas preciadas piedras, ya que dichas piedras no solo poseían cualidades mágicas, con ellas podían proporcionar recursos y comida a la tribu mediante la caza, además podían defenderse con ellas frente a una posible amenaza. Esto dota a dichas piedras de una fundamental importancia ya que era la posesión de las mismas la que determinaba la supervivencia o la muerte del grupo. Es por ello que durante siglos y milenios se va fraguando un halo de poder e importancia alrededor de esta piedra.

También en la prehistoria, sociedades animistas asociaban el poder y la influencia de esta piedra sobre el mundo de los espíritus. Se dice que la piedra rayo portaba dentro de sí misma un espíritu “benefactor” que proporcionaba ayuda a su portador. Además con este instrumento, culturas prehistóricas se enfrentaban y expulsaban a espíritus que pretendían hacerles daño.

Como hemos señalado anteriormente, en muchas ocasiones las piedras rayo eran hachas de piedra, hachas que poseían un poder tanto terrenal como divino. Aquel que portaba una  de estas piedras poseía un estatus mayor dentro de su comunidad. El culto a las hachas y a este tipo de piedras se manifestó en culturas como la mesopotámica e incluso en la celta, en la cual creían que las piedras rayo alejaba el mal. También los etruscos consideraban de gran importancia la posesión de este tipo de piedras, ya que creían que aquel que la portara sería invencible (García,1988).
Moviéndonos en un contexto grecolatino encontramos que la piedra del rayo está sumamente asociada al plano divino. Se le relacionaba con el Dios Zeus y por supuesto con el majestuoso y destructor poder de los rayos (ver figura nº2) . Los rayos eran considerados generalmente como “mal augurio” o como castigo divino, de ese modo, las personas que fallecían por el impacto de un rayo eran consideradas como personas con un “alma impura” y se les enterraba en el mismo lugar donde había caído el rayo, para así cumplir el castigo divino y contentar a los dioses.

imagen 2 art8

(Fig número 2: Zeus portando sus rayos)

Pero no solo estaban asociadas a Zeus, en las creencias grecolatinas, sino que también se relacionaba a las piedras rayo con las Diosas Cibeles y Juno, pues se creía que con estas piedras podían atraer la salud, la riqueza y la abundancia.  Incluso en la Edad Media y con el predominante protagonismo del cristianismo en las creencias de la sociedad de ese tiempo, podemos encontrar tradiciones de uso mágico de las piedras rayos. Se les dota de poderes y capacidad de controlar los fenómenos atmosféricos, teniendo la capacidad de “repeler” las catástrofes originadas por los rayos, el fuego y las tormentas (García,1988). Además eran portadas por marineros ya que creían que evitaban los posibles hundimientos del barco.

Todo este bagaje histórico que hay detrás de las piedras rayo hace que hoy en día aún sigan teniendo un gran protagonismo en las prácticas rituales y mágicas más actuales. Su usos mágicos están relacionados principalmente con la protección, la destrucción de energías negativas y la protección contra tormentas.  A continuación expondremos un esquema que recopilará aquellas cualidades mágicas más destacables de la piedra rayo y una lista de correspondencias mágicas asociadas.

Esquema Art.8.png

 

Elbrus Hara.

BIBLIOGRAFÍA

  • Eliade, M. (1964). Tratado de historia de las religiones. Madrid, España: Ediciones Cristiandad.
  • Hall, J. (2009). La biblia de los cristales, volumen 2. Madrid, España: Gaia Ediciones.
  • Counningham, S.(2005). Enciclopedia de cristales, gemas y metales. Madrid, España: Arkano Books.
  • Cuninngham S. (1983). El poder de la tierra. Madrid, España: Arkano Books.
  • Cuninngham S. (1991).La magia de los cuatro elementos. Madrid, España: Arkano Books.
  • García, J. (1988). Mitos y creencias de origen prehistórico: «Las Piedras de Rayo». Madrid, España.

Recursos online:

Un comentario en “La Piedra del Rayo: Historia y usos mágicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s