Técnicas y fundamentos para cargar energéticamente cristales mágicos.

Los minerales son regalos de la Madre Tierra, manifestaciones en sí mismas de las fuerzas y poderes universales. Sus usos mágicos y rituales son extensos tanto geográficamente como históricamente. Son muchas las dimensiones a estudiar del mundo mineral y cristalino, en esta ocasión procederemos al estudio y análisis de las diversas técnicas para cargar energéticamente a los minerales y piedras mágicas, estableciendo relación de las mismas con los cuerpos celestes principales.

En el artículo anterior “Fundamentos y Técnicas elementales de purificación de cristales mágicos”  señalamos una de las características principales del sistema energético cristalino, su naturaleza interactiva. De ese modo podía intercambiar energías con otros cuerpos o sistemas energéticos. En el presente artículo nos centraremos en otra de las cualidades principales del sistemas energético de los minerales, esta es la capacidad que tienen de actuar como baterías o depósitos energéticos acumulando y conteniendo la energía (Cunningham, 1987). De ese modo cada vez que sea preciso, hay que llevar a cabo alguna técnica para cargar nuestros cristales ya que estos tienden a perder su energía al ser usados.

Son muchas las técnicas y métodos existentes para cargar nuestros cristales mágicos, en esta ocasión explicaremos aquellas relacionadas con el Sol y la Luna, además de adentrarnos brevemente en el conexto histórico-religioso de los cultos solares y lunares. También señalaremos otras técnicas de carga energética menos frecuentes, pero de igual efectividad.

El culto al Sol y las técnicas solares :

El culto al sol ha tenido una poderosa impronta dentro de un gran número de religiones y culturas a lo largo del tiempo. Desde El Perú hasta Asia, encontramos un gran número de manifestaciones culturales y religiosas que tienen como protagonista al “gran astro” (Eliade,1964) . Incluso en etapas tardías de la prehistoria como el neolítico encontramos indicios de cultos solares.  

El sol era concebido como la indiscutible fuente de energía primordial y eterna, por eso nunca escapó a la atención del ser humano. Su luz que parece eterna en el tiempo, necesaria para la vida en la Tierra. Su rayos, destellos y calor capaces de provocar el deshielo en una época de bajas temperaturas y escasez. Su presencia, necesaria para la germinación de las plantas y la fertilidad de las cosechas, suponía para el hombre antiguo una hierofanía en sí misma, es decir, una manifestación de la divinidad y de su poder sagrado.

El culto al sol gozó de un gran protagonismo a lo largo de la historia de las religiones. Desembocando en muchas ocasiones en la “solarización de las divinidades”, este término es acuñado por el antropólogo e historiador de las religiones, Mircea Eliade, el cual quiere decir que muchas de las deidades de diferentes mitologías se asociaron al sol dada la gran impronta del mismo en las culturas, adquiriendo así aspectos y cualidades solares de índole atmosférica o fertilizantes. Como por ejemplo en África e Indonesia (Eliade,1964).  Pero sin duda una de las mitologías con mayor predominio solar se encontraba en el Antiguo Egipto, donde ya, desde épocas muy antiguas muchas de sus deidades principales tenía una estrecha relación con el sol como por ejemplo Atón o el mismo Horus.

Como se puede apreciar, la figura del sol ha gozado de gran importancia en la religión y en la espiritualidad a lo largo de la historia, por lo tanto no es de extrañar que también adquiera un gran papel dentro de la magia y concretamente en la magia orientada hacia en el trabajo con minerales. Una de las fuentes de energía más comunes para cargar energéticamente a los minerales mágicos es el Sol. Aunque es una gran fuente de energía debemos de atender a una serie de condiciones especiales si queremos realizar correctamente una técnica solar para cargar nuestro cristal mágico. Se recomienda hacer uso de una tabla de correspondencias de minerales mágicos, en la que se pueda observar asociaciones con cuerpos celestes y elementos. Una de las tablas de correspondencias más completas en lo que al mundo del estudio de los minerales se refiere se encuentra en la famosa “Enciclopedia de cristales, gemas y metales mágicos de Scott Cunningham, 1987”.

No todos los minerales son adecuados para ser sometidos a un proceso de carga solar, es recomendable que aquellos minerales que se sometan a técnicas solares posean una asociación directa con el sol, aquellos que guardan relación con el elemento fuego o aquellos que poseen un tipo de energía notablemente proyectiva. La técnica es simple, si tu mineral cumple las condiciones anteriores tan solo deberás ponerlo a la luz del sol durante unas horas y estará completamente cargado de energía.

Culto a la Luna y las técnicas lunares:

Al igual que el Sol, la Luna ha tenido un peso muy fuerte en rituales, cultos y diversas mitologías. Como por ejemplo en la Antigua Roma y el Antiguo Egipto. La luna  es cambio, devenir, un claro reflejo de los ciclos de la naturaleza y la vida. Un ritmo que pasa por la vida, la muerte y el renacimiento. Existe una cita en referencia a la luna que revela con gran acierto sus cualidades, “La luna es un fruto que crece por sí solo, renace de su propia sustancia en virtud de su propio destino”(Eliade,1964). En definitiva la luna es una manifestación del eterno retorno cíclico.

Además, la luna en un gran número de culturas ha sido relacionada con las aguas, sus mareas y movimientos. También con la propia vegetación y la fertilidad de la misma.  Curiosamente también ha sido relacionada con el tiempo ya que muchas de las culturas del pasado usaban los ciclos y las posiciones lunares como calendario hasta el posterior desarrollo de los calendarios solares. Así mismo era símbolo de intuición, predicción y destino.

En general, ha sido un elemento fundamental para la magia y su práctica en infinidad de corrientes y tradiciones, de hecho es el elemento más común que se usa para el tratamiento y cuidado mágico de minerales y piedras. Aunque es muy común su uso para la carga energética de cristales mágicos, al igual que con las técnicas solares, es aconsejable atender a una serie de condiciones para fomentar la potencia de dichas prácticas de carga energética. Se recomienda que aquellos minerales que vayan a ser sometidos a técnicas lunares de carga energética posean una energía de índole receptivo, que tengan una asociación directa con la Luna o  que al menos se encuentren asociados al elemento agua o aire. Para poner en práctica este tipo de técnica tan solo es necesario depositar nuestros cristales previamente purificados a la luz de la luna llena durante una noche.

Otras técnicas de carga energética:

Podemos aplicar otro tipo de técnicas no tan usuales para cargar nuestros cristales mágicos. Para este tipo de técnicas no es necesario que atendamos a las correspondencias y asociaciones de nuestros minerales, pues se entiende que su uso y funcionamiento es similar para todo tipo de piedras y cristales.

  • Una de ellas consta simplemente en depositar nuestros cristales durante unos días en una zona notablemente frondosa en la que la energía de los árboles, las plantas y la tierra se sienta en el ambiente. Como por ejemplo puede ser un bosque, un pinar, un rincón en un jardín donde haya mucha vegetación…etc.
  • Otra de las técnicas es muy simple, basta con la imposición de manos y la transmisión al mineral de energía reiki. Es muy importante tener en cuenta que no es aconsejable transmitir al mineral nuestra energía personal, sino una universal mediante un proceso de canalización.

 

Esquema general

Esquema art.4 .jpg

 

Elbrus Hara (Estudiante del Templo)

Biblioigrafía:

  • Duch, L. (1997). Antropología de la religión. Madrid, España: Heder.
  • Eliade, M. (1964). Tratado de historia de las religiones. Madrid, España: Ediciones Cristiandad.
  • Hall, J. (2009). La biblia de los cristales, volumen 2. Madrid, España: Gaia Ediciones.
  • Counningham, S.(2005). Enciclopedia de cristales, gemas y metales. Madrid, España: Arkano Books.
  • Cuninngham S. (1983). El poder de la tierra. Madrid, España: Arkano Books.
    Cuninngham S. (1991).La magia de los cuatro elementos. Madrid, España: Arkano Books.

Recursos online:

Un comentario en “Técnicas y fundamentos para cargar energéticamente cristales mágicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s